Bien, llegas a Amsterdam después de tu vuelo, estás en Schiphol. No sabes ni pronunciar el nombre del aeropuerto pero te da igual. Ahora viene la gran pregunta: ¿Cómo se llega a Amsterdam?

Considerando que el aeropuerto está a unos 15 kilómetros del centro, desterraremos de inmediato la opción de caminar, no vamos a abusar de las zapatillas nada más llegar, habrá tiempo para ello.

Aunque nos muramos de ganas de alquilar una bicicleta y disfrutar de la capital de los Países Bajos como un auténtico amsterdammer, las dos ruedas tampoco serán una opción, cada cosa a su debido tiempo hemos dicho.

Si tampoco contamos con un amigo, familiar o hijo de vecino que viva en Amsterdam, que tenga coche, y que pueda y quiera ir a buscarnos, va a haber que gestionarse un transporte público hacia nuestro alojamiento.

Aquí es importante conocer la dirección hacia donde nos dirigimos para elegir la mejor opción. Si la nuestra ha sido la de no ir al pleno Centro histórico (Dam y alrededores), puede que la opción Bus tome ventaja. Google maps abierto, con la dirección de nuestro alojamiento y el recorrido de la línea 197 de autobús http://www.connexxion.nl/dienstregeling/lijn?ID=M197&Richting=1 y por el módico precio de 4’75€ estaremos en nuestro alojamiento en unos 40 minutos.

Si vamos a alojarnos en pleno Centro histórico o, simplemente, no queremos estrecheces en un autobús, deberemos dirigirnos al tren. Sin salir del aeropuerto podemos adquirir los billetes por 4’20€ y nos dirigimos al tren que tenga parada en Amsterdam Centraal. Suele ser el que pasa por el Andén 3, pero no olvides mirar bien los paneles. Los Intercity suelen ir más rápido que los Sprinter, (ambos tardarán entre 30 y 40 minutos) pero quizás quieras ir contemplando el paisaje (Nada especial en ese viaje, la verdad). Para más info, aquí tienes la web de “la RENFE de aquí” http://www.ns.nl/en

Si nuestra opción de alojamiento queda cerca de alguna otra estación de tren dentro de Amsterdam (Lelylaan, Sloterdijk, Amstel, Amsterdam-Zuid…) deberemos mirar en los paneles cuál es el tren que nos dejará en ella. Una vez llegados a la estación nos quedará caminar hasta nuestra morada o tomar un tranvía (2’90€ un ticket para una hora) que nos acerque lo más posible. Google Maps sigue siendo nuestro amigo, acordaos de él en vuestras oraciones

Ya has llegado! Por fin! Dejas la maleta, y ahora qué? ¡¡¡Ahora a patear la ciudad!!! ¿A qué esperas para patearte uno de los centros históricos más antiguos y mejor conservados de Europa, con más encanto, con más anécdotas, con más luces y sombras? Lo primero, un free tour, una primera toma de contacto con la ciudad de la mano de un enamorado de este lugar. Y después, alquilas una bicicleta para vivir Amsterdam como un auténtico amsterdammer, mapa en mano y perdiéndote por sus calles, parando en cualquier café para disfrutar de un café o una cerveza mirando cómo pasan los barcos por los canales, o probar tu destreza esquivando turistas después de visitar algún coffeeshop. Suena bien, ¿no?

¿A qué esperas? Primero, móntate en el avión! ¡¡¡Amsterdam te espera!!!